Programados para ser Libres.

 

Vivimos tiempos extraños. Muy extraños, de hecho. Son tiempos de algoritmos, bots, chatbots, big data… Es la Era de la Inteligencia Artificial. Pero en AQUARIUS nos preguntamos si la Inteligencia Artificial no estará pasándose de lista. Dicho de otra manera, ¿no estará la inteligencia artificial volviéndonos más predecibles? Redes sociales y algoritmos hacen que los mensajes publicitarios, anuncios y campañas que nos rodean sean cada vez más parecidos entre sí y a nuestros gustos. Ya sólo vemos noticias de gente que piensa como nosotros, viajes parecidos a los que hemos hecho ya, o perfiles de redes sociales que responden a las características del puñado de primeras personas con las que hicimos match.

Eso restringe los estímulos que recibimos y, por tanto, coarta nuestra libertad, nuestra capacidad de improvisación, de cambio. Nos limita.

Y esto es tan solo el comienzo. A la velocidad a la que avanza la tecnología dentro de poco algún algoritmo votará por nosotros o elegirá la persona con quien “nos conviene” casarnos.

Si hay una marca que represente y defienda la libertad del ser humano, esa es AQUARIUS. No hoy, sino siempre. Y es que AQUARIUS te sienta bien, te hace estar al 100% y sentirte vivo, y eso es algo totalmente necesario para que ejerzas tu libertad.

Una libertad vitalista, desenfadada y positiva que te sienta bien. Como la que ejerciste hace 25 años cuando nosotros te dijimos que ésta era una bebida para deportistas y tú decidiste beberla cuando te dio la gana.

Ahora bien, siendo AQUARIUS una bebida vinculada a la libertad desde hace tantos años necesitábamos una nueva campaña que estuviera a la altura. Una campaña que sorprendiera e inspirase, que te animara a ser libre ejerciendo tu derecho a ser impredecible. Y puesto que un algoritmo era el problema, decidimos que un algoritmo debería ser la solución. Un algoritmo que ni te conociera, ni te quisiera conocer. Vaya, que te ayudase a recordar lo maravilloso que es ser impredecible. Y así surgió P.I.L.I.:

 

Pequeñas Ideas Liberadoramente Impredecibles

 

Un asistente de voz personal que no tiene nada que envidiar a los que ya existen. Un asistente diferente, al que no le importa tanto lo que eres, sino lo que puedes llegar a ser. Es cierto, desgraciadamente, P.I.L.I. no existe, es sólo una idea, una excusa para hacernos reflexionar. Pero debería existir. Alguien debería programarlo para que él nos ayudara a desprogramarnos a nosotros, a volver a ser un poco más impredecibles. Porque, al fin y al cabo, si el ser humano está programado para algo es para ser libre. Todo lo demás… sería estúpido.